Lekanto

19 marzo 2018

No hay comentarios

Post-evento Creadores Digitales

La resaca de nuestro último evento sobre Creadores de Contenido Digital nos ha dejado un muy buen sabor de boca: nuestros invitados nos ofrecieron una charla realmente interesante, amena, enriquecedora e, incluso, con polémica. ¿Qué más se puede pedir? Nuestros más de 50 oyentes, con cerveza y/o vino en la mano, escucharon atentamente la hora y cuarto de charla, y al terminar compartieron entre ellos y con nosotros sus opiniones acerca de quién tenía razón, o no, en la polémica.

Pero os contamos más en detallé de qué hablamos:

En primer lugar, Lola Martín-Gil, de la empresa Secuoyas, nos comenzó hablando de que su trabajo gira en torno a pensar la mejor manera en la que cualquier producto digital puede llegar a su usuario final, y no es un proceso de un solo proceso de código / programación, sino que hay que pensar mucho más allá, y hasta en cualquier detalle digital en la experiencia del usuario. Álex Rodrigo siguió aceptando ser el primero en contestar a la primera pregunta, que ya venía con fuerza: “¿los presupuestos en digital sufren una marginación en comparación con los presupuestos para otras plataformas y/o departamentos?” Él nos habló de su experiencia: su última webserie, El Partido, tuvo un presupuesto inferior en valor 12-1 con respecto al que fue su siguiente proyecto, Vis a Vis. Pero todos nuestros ponentes nos dijeron que están notando cada vez mejores presupuesto, como más movimiento y confianza en creadores digitales.

 

Rober Bodegas y Alberto Casado, dúo de Pantomima Full, comenzaron a contarnos que ellos como creadores digitales comenzaron “casi sin querer”: querían promocionar sus shows en directo, así que pensaron en crear algo que no les costara dinero (se graban uno al otro) y fuera perfecto para redes sociales (no más de un minuto, que es el límite en Instagram). Jamás pensaron que les fuera a ir tan bien, y están encantados porque, en términos de presupuesto y creación, sus clientes y marcas no les están pidiendo cosas que no encajen con su propia naturaleza, y su comunidad. De momento les queda claro que gracias a esa creación digital en video, pueden ahora apuntar a seguir creciendo como creadores.

Javier Cumella, Team Lead del departamento audiovisual en The Cocktail, nos trajo una visión algo distinta de sus creaciones digitales: metido en una agencia tan enorme, con diferentes departamentos y tipos de clientes, se ha visto lidiar con todo, desde clientes que “le piden algo viral, pero que salga el director del banco hablando durante dos minutos” hasta completa libertad creativa a la hora de ofrecer al cliente un producto digital que de verdad venda su producto en los códigos digitales que necesita. Él considera que lo que más hace falta a los creadores digitales son clientes/marcas que de verdad entiendan que Internet nos ha traído otros códigos, otras maneras de crear y comunicar, y que no todo vale para todo el mundo. Una bonita reflexión aportada en este hilo es que “realmente hay que tener vocación tecnológica para triunfar en digital”.

 

Con esto, se abrió el debate acerca de si hay, o no, una brecha generacional en nuestro gremio, donde todavía los que mandan son los llamados “dinosaurios” que saben que todo cambia, que hay que hacer algo, pero no saben bien qué hacer y ni tan siquiera confían en los más jóvenes que en teoría sí sabrían hacer esto bien. A este grupo Rober les puso un nombre que esperamos que pase a la historia: abuelarcado. Vivimos en una industria de creación digital en España lidearada por un abuelarcado que no está permitiendo que se crezca y se cree todo lo bien que se debería de hacer.

 

Pero ¿de verdad es así? ¿de verdad ese abuelarcado tiene gran responsabilidad de los problemas a los que los creadores digitales nos enfrentamos en lo que se refiere innovación, financiación y riesgos? Nuestra moderadora, Carola Rodríguez, mencionó un dato importante: Netflix, cuando comenzó su modelo de negocio que todos consumimos y tenemos ahora, no tenía a ningún millennial en su equipo de dirección (gracias Paco Asensi por este dato).

 

Aquí es donde comenzamos con preguntas del público, y vino una que, al hilo de lo anterior, sembró polémica: a todos, pero en especial a Álex Rodrigo y los chicos de Pantomima se les preguntó si se habían encontrado alguna situación en su trabajo donde alguien les decía que querían a personas en su equipo que tuviera cuantos más followers mejor. La pregunta era ¿se está poniendo el número de followers como requisito para la creación digital? Y aquí abrimos una caja de pandora: algunas voces criticaban que es que estamos ante una ola de creación digital que no tienen ningún sentido ni valor, que los youtubers no están haciendo contenido “de verdad”, que El Rubius no se puede considerar un artista, que un guionista no debería de pensar en ser popular en Twitter o no… Pero luego otras voces que, discretamente, preguntaban al aire si no estaríamos comenzando a ser nosotros el abuelarcado, porque vivimos en una realidad digital donde no podemos menospreciar a un youtuber “solo porque se grabe con el móvil”, etc.

 

En conclusión, la innovación digital y tecnológica está permitiendo a los creadores abrirse muchas nuevas puertas, explorar nuevas herramientas, y además asumir nuevos retos de formas de creación que son francamente excitantes. Pero tampoco podemos resolver el misterio de hacia dónde vamos, o qué es mejor que qué o qué es arte y qué no.

 

De nuevo, muchísimas gracias a todos por venir. Está siendo realmente enriquecedor para Lekanto tener la oportunidad de debatir y charlar con gente tan interesante (tanto ponentes como invitados).

 

Pronto anunciaremos el siguiente evento, el cual se centrará en la distribución de contenidos, tanto digitales, como televisivos como cinematográficos. Os prometemos un panel igual de interesante. ¡Os esperamos! Si queréis enteraros de cuándo será, seguidnos en redes sociales, o apuntaros a nuestro newsletter escribiendo a hola@lekanto.es.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *